Cuadro al Cuadrado sígueme en...

Error
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 42

El Artista

Curioso, hiperactivo, diletante, autodidacta, sus obras tienen varios niveles de observación, pero es en la corta distancia donde su trabajo cobra mayor sentido. Aficionado a la física, la biología , el arte y las matemáticas, lleva esos conocimientos a sus cuadros y aplica en ellos conceptos como el movimiento browniano, los ferrofluidos,  el efecto Leidenfrost, los fluidos coloides, los fractales,  o la teoría del caos, buscando una sinergia entre la armonía de las obras de los artistas clásicos y la naturaleza en sus niveles de organización más básicos,  inventando para ello  técnicas de pintura que le lleven a obtener los resultados que persigue.
Nuestra realidad es muy diferente en el nivel macro y en el micro. Cuando nos acercamos mucho a las cosas, estas cambian, y surge un universo diferente y fascinante. Esto se refleja en las pinturas de Miguel Ángel González , en la distancia los cúmulos y composiciones de elementos  aparentemente caóticos invitan a la pareidolia jugando con la psique del observador, sin embargo en la proximidad la distribución de materia y pintura descubren extrañas composiciones plagadas de curiosos detalles en las que incluso una pequeña porción de la obra puede ser observada durante minutos acercando así al espectador al mundo de lo microscópico.
Ambos planos , el de lo macro y lo micro, se superponen en las obras  produciendo unas potentes impresiones que van  más allá de las  abstracciones o juegos de colores. Las composiciones no son manchas aleatorias, son construcciones inacabadas hasta que el observador las hace suyas, cada persona con cada observación es el autor de un final diferente y por lo tanto cada cuadro es el comienzo de un camino con infinitos finales.